La lija al agua se utiliza para acabados muy finos de metales y plásticos con el objeto de que la lija nunca se embace.